Nosotros/as también estamos cansados/as de repetir todo mil veces

Educacion jul. 13, 2020

¿Cuántas veces te he dicho que no hagas esto así? ¿Por qué te tengo que repetir todo un millón de veces para que me hagas caso? ¡Te lo repetiré una última vez! (y lo terminas repitiendo al menos tres veces más). ¿Te identificas? ¿Alguna vez te has preguntado por qué, de verdad, por qué tienes que repetir todo TANTAS veces? La realidad es que no eres solo tú. A ti también te repiten todo un millón de veces y lo más probable es que ya ni te des cuenta.

Conforme vamos creciendo hemos ido escuchando las mismas instrucciones una y otra, y otra vez. Tantas veces, que es posible que ya no nos demos cuenta de que nos lo están diciendo en primer lugar. Por ejemplo, cuando vamos a subirnos a un avión y tenemos que apagar los aparatos electrónicos, cuando en el autobús nos dicen que las puertas se van a cerrar, cuando en un cine te dicen que guardes silencio, etc.

¿Qué es lo que pasa? Que mientras más nos repiten menos caso hacemos. En el avión es posible que no guardemos el celular hasta que veamos que vamos a toda velocidad, en el autobús no nos quitamos de la puerta porque tenemos cronometrado que se cerrará hasta dentro de 3 segundos y en el cine no guardamos silencio hasta que terminan los 10 minutos de anuncios. ¿Te sientes identificado/a? Sabemos que secretamente tienes una sonrisita de culpa. Pues bueno, lo mismo le pasa a tu peque.

¡Me voy a ir a casa de la yaya sin ti si no bajas ya mismo! Y después descubres que te llevó más de media hora convencer a tu peque de que bajase con todo listo. Y ¿si algún día decides hacer algo al respecto? No decimos que dejes a tu peque abandonado/a ni que tomes medidas que puedan llegar a ser peligrosas e irresponsables. Simplemente hemos comprobado en primera persona que el ser humano no toma acción cuando sabe que lo único que escucha son alarmas.

¿Y si decides decir las cosas una sola vez? Al final, es un compromiso que tú debes tomar contigo mismo/a y verás que tu peque te empieza a tomar en serio. Le dices que lo dirás una única vez y lo cumples, así es como no tendrás que repetirlo nunca más. Al final, el repetir todo tantas veces no depende de tu peque, sino de ti.

Asimismo, sabemos que esto es más fácil leerlo que ponerlo en práctica. Es por eso, que te compartimos el método Never Ask Twice (nunca preguntes dos veces) creado por Noël Janis-Norton, una especialista con más de 45 años de experiencia en el comportamiento humano. Como Noël explica, el método de nunca preguntar dos veces es bastante sencillo y lo podemos dividir en 6 sencillos pasos:

1. Deja lo que estás haciendo, párate cerca de tu peque y míralo atentamente: para que tu peque te preste atención, es necesario que tú mismo/a te prestes atención a lo que estás diciendo. Pregúntate, ¿Normalmente lo/a miro cuando le digo que haga algo o casi siempre estoy haciendo otra cosa al mismo tiempo?

2. Espera a que tu peque deje de hacer lo que está haciendo y te mire: dale tiempo a tu peque para que te preste atención. Una vez te está mirando, es más difícil para él/ella pretender que no te escuchó o simplemente ignorarte.

3. Dile qué es lo que quieres de forma clara y concisa y, lo más importante, una sola vez: lo que vayas a decir, dilo una sola vez. En el momento en que repites algo, tu peque ya no te toma en serio y pierde toda la atención que tanto te había costado ganarte. Noël establece que la mayoría de los/las niños/as hacen caso a partir del paso 3 y que no es necesario continuar con los otros. Sin embargo, si lo necesitas:  

4. Dile que repita lo que le acabas de decir: no tienen que ser palabras textuales, pero la idea general tiene que estar clara.

5. Quédate, o ponte, de pie y espera: estar de pie da una señal de autoridad, demuestra que no vas a ir a ningún lado hasta que te haga caso.

6. Mientras estás de pie esperando, reconócele su esfuerzo: tu peque tiene que entender que todavía lo/a amas y que confías en que es una persona capaz de cooperar. Así que por cada avance que haga, por más pequeño, reconócele su esfuerzo y dile que sabías que lo iba a lograr. Hacer esto con un peque desobediente es muy complicado en un principio, pero demuestra resultados muy positivos.

Esperamos que te haya gustado este post que preparamos con tanto amor. Coméntanos de qué manera aplicaste nuestros consejos y comparte este artículo con las personas a las que crees que les pueda funcionar.

¡Genial! Te has suscrito con éxito.
¡Genial! Ahora, completa el checkout para tener acceso completo.
¡Bienvenido de nuevo! Has iniciado sesión con éxito.
Éxito! Su cuenta está totalmente activada, ahora tienes acceso a todo el contenido.