¿Qué debes tomar en cuenta para comprar calzado para tu peque según su edad?

oct. 21, 2020

Hace un par de semanas hablábamos de lo que debes tomar en cuenta al hacer el cambio de armario de tus hijos/as y mencionamos que es importante comprar calzado de calidad para los/as más pequeños/as pues se la pasan jugando en exteriores y corriendo por todas partes. Es normal que el calzado de un/a niño/a se moje, se llene de tierra, lodo y sustancias no identificadas (a veces es mejor ni preguntar) por lo que no es sorpresa que las zapatillas de tus peques duren mucho menos que las de un adulto.

Sin embargo, además de buscar buena calidad, hay muchas otras cosas que debes tomar en cuenta antes de elegir el calzado perfecto para tus peques como es el caso de los materiales, la construcción del zapato, el tipo de suela, cómo se abrocha, si funciona para correr, etc. Adicionalmente, hay que considerar si ese calzado es apropiado para la edad del niño/a, si da el soporte necesario y si permite el desarrollo correcto de los pies.

Estoy segura de que muchos/as de vosotros/as no esperabais que tuviéramos que pensar en tantas cosas antes de comprar un simple par de zapatos. ¡No os abruméis! Que por eso os escribimos esta guía con consejos y cosas a tomar en cuenta dependiendo de la edad de tus hijos/as. Os prometo que es más sencillo de lo que parece.

Baby Shower gift, White Air Force Ones.
Photo by Luis Soto / Unsplash

Bebés de 9 a 18 meses

Un bebecito que aún no camina no necesita ningún tipo de calzado. No obstante, dependiendo de la temporada, será necesario conseguir zapatos que protejan al bebé de los diferentes elementos de la naturaleza como es el caso del sol o del frío. Asimismo, si el/la peque está empezando a dar su primeros pasos, siempre será bueno tener un calzado que le permita movilidad pero que, a la vez, le proteja la planta del pie para que no se lastime con ninguna piedrecita o basura que pueda haber en el entorno. Más adelante te comentamos otras cosas que tomar en cuenta a esta edad:

Que sean la talla correcta

El/la bebé apenas está aprendiendo a hablar a esta edad por lo que, es improbable que puedan comunicarte que sus zapatitos le quedan cada vez más pequeños. Una forma en la que puedes saber si los zapatos empiezan a molestar es si tu bebé se niega a que se los ponga o si llora cada vez que los lleva puestos. Independientemente de si tu bebé te da estas señales o no, es importante que revises sus zapatos al menos una vez a la semana y que mires si el calzado deja alguna marca en los piecitos de tu bebé. Tú lo sabes más que nadie, los/as bebés crecen muuuy rápido.

Que la suela sea flexible

Los/as bebés aún tienen en sus piecitos huesos más pequeños, por lo que necesitan un calzado que les permita tener movilidad para que tengan un correcto desarrollo y fortalecimiento del pie. Lo malo es que no da tanta protección como otro tipo de calzado, sin embargo, cuando sea un poquito mayor y sea más activo/a podrás hacer el cambio.


Niños/as de 2 a 5 años

En este rango los/as niños/as son cada vez más activos/as, van al cole, corren, juegan con sus compañeros/as. Por lo que necesitan calzado que les otorgue mayor soporte y protección. Aquí ya podemos hacer el cambio y pasar a una suela dura y resistente sin olvidar que siempre será importante que tengan buena movilidad y que el  pie quepa a la perfección. Entre otras cosas a tomar en cuenta están:

Que tengan buen amarre

A esta edad nuestros/as peques siguen en proceso de desarrollar sus habilidades motoras gruesas. Esto quiere decir que aún son un poco torpes y les cuesta todo lo que tenga que ver con coordinación. Por ello, es importante buscar un calzado que se amarre al pie de alguna forma para que le aporte estabilidad y para que no se le pueda salir por accidente. Además, a quién engañamos, si el zapato no está "pegado" a sus pies, probablemente los perderían.

Que sea la talla correcta

Suena como algo muy obvio, sin embargo, los/as niños/as crecen tan rápido que es normal que no siempre tengas claro qué talla están usando tus hijos/as en este momento. Es por ello por lo que recomendamos siempre medir el pie más grande (los pies no son del mismo tamaño) de tu hijo/a antes de comprar un par de zapatos nuevos. Una forma divertida y más eficiente de hacerlo es:

  1. Dibujar el contorno del pie de tu peque en una hoja de papel mientras está de pie.
  2. Medir desde el talón hasta el dedo más largo.
  3. Elegir un calzado que vaya de acuerdo con la medida y que deje un pequeño espacio entre el dedo y el resto del zapato para que el/la peque tenga correcta movilidad y espacio para crecer un poco más.

Recuerda que las tallas varían de marca en marca, por lo que no deberías confiarte con el número que tu peque lleva en una marca en específico.

Extra consejo: pruébale los zapatos a tu peque por la tarde. Los pies tienden a hincharse un poco a lo largo del día por lo que debéis aseguraros de que quedan bien aún por las noches.

Que sean fáciles de poner

No sé si vosotros/as lo recordáis pero yo no aprendí a amarrarme los zapatos hasta que tuve 9 años (sí, iba tarde en eso) y me generaba una frustración terrible que se me desabrochara una agujeta. Lo bueno es que mi mejor amiga era experta en amarrar zapatos y me ayudó durante varios meses. Después me enseñó ella misma a hacerlo y fue muy fácil. En fin, que deberías ahorrarle a tus peques esa frustración por lo que es importante conseguir calzado que sea fácil de poner para que tus peques no estén siempre dependiendo de alguien más. Una excelente opción siempre será el velcro, o esos sistemas con agujetas elásticas que no necesitan de amarres. Otra opción novedosa son las zapatillas que no necesitan ningún tipo de amarre pero hay que asegurarse de que no se salgan con facilidad.

Que combine con todo

Niños/as en este rango de edad crecen al menos media talla cada 4 o 6 meses. ¡Es una locura! Para ahorrar dinero en zapatos, piensa en colores y diseños que combinen con la gran mayoría de su ropa y que puedan llevar al cole también. Un peque de esta edad vive perfectamente con dos pares de zapatos. Así, cuando tengáis que hacer el cambio dentro de 6 meses, son menos los pares los que tendréis que sustituir.

Que tengan tracción

Asegúrate de que la suela tenga algún tipo de patrón o textura que ayude a que tu peque no se esté resbalando por todas partes. Si de por sí ya les cuesta controlar su propio cuerpo, no se la pongamos más difícil con esto.

Las zapatillas Adidas son reconocidas mundialmente por la alta tecnología que asegura un excelente desempeño en todo tipo de actividades. 

Niños/as de 6 años en adelante

A esta edad los/as peques son cada vez más ágiles y tienen un mayor control de su propio cuerpo (lamento decir que hay excepciones y que hay personas que nacieron para ser torpes de por vida) por lo que se puede experimentar con una variedad de calzado que se ajuste a sus actividades extracurriculares y a su vida social.

No obstante, siempre hay que seguir tomando en cuenta lo que hemos dicho anteriormente sobre la talla correcta, la tracción y el fácil amarre. ¡Ojo! Que el que algo sea fácil de poner no es lo mismo para un/a niño/a de 7 años que para uno/a de 2. Por lo que ya se puede jugar con diferentes modelos siempre tomando en cuenta que no hay ningún/a niño/a en el mundo que disfrute pasar minutos amarrándose los zapatos mientras todos/as los/as demás ya salieron corriendo.

A kid sitting in the grass with tennis shoes on.
Photo by Taylor Heery / Unsplash

Que sean de un material transpirable

Mientras los/as peques se van haciendo mayores, se vuelven cada vez más activos/as por lo que necesitan un calzado que permita que le entre aire a sus piecitos. Algunos materiales recomendables son el canvas para el verano o calzado más técnico con sistema de ventilación propio para el invierno.

Que a tu peque le gusten

El calzado que es bueno para nosotros/as no siempre es el más bonito. Por eso, una vez hayáis mirado diferentes opciones que se adapten a las necesidades de tu peque, pregúntale qué modelo prefiere o qué color le guste más. La comodidad va más allá de como le pueda tallar en el pie y tu peque debe llevar unos zapatos que le enorgullezcan y con los que se pueda sentir seguro/a de sí mismo/a.

International Women’s Day
Photo by Kiana Bosman / Unsplash

Que queden bien desde el principio

Cuando somos adultos/as, es normal decir que estamos acostumbrándonos a usar unos nuevos zapatos. Hasta pensamos que es "normal" que nos salgan un poco de ampollas y que se sientan más apretados de lo que deberían porque se estirarán después. Sin embargo, eso no es una buena idea para nadie y mucho menos para un/a niño/a. El calzado debe sentirse cómodo desde un inicio y debes asegurarte de que lo será aún más después de jugar durante un par de horas.

Que sean de buena calidad

Hasta ahora, no lo habíamos mencionado porque entendemos que a un padre o una madre le puede molestar mucho comprar zapatos caros para cambiarlos dentro de 4 meses. Siempre y cuando el calzado cumpla con lo que hemos dicho anteriormente, no importa tanto si son de la mejor calidad o no. Sin embargo, en este rango de edad los/as peques ya no crecen tan rápido y son cada vez más activos. Por lo que podrías considerar hacer una inversión en zapatos que sepas que le durarán todo el año sin importar las horas corridas, los charcos pisados, las mojadas y las asoleadas.

¿Viste que no era tan complicado? ¡Ahora eres todo/a un experto en selección de calzado infantil! Recuerda que la moda, más allá de ser fashion y cubrirnos del frío o el calor, debe permitirle a nuestro cuerpo crecer y desarrollarse de la manera más óptima. Elementos como el calzado, más que una decoración, son una herramienta que asegurarán el correcto desarrollo de los pies y las articulaciones de tus peques.  

Ahora estás preparado/a para brindarle a tus hijos/as lo mejor en un tema más y hasta podrías tomar en cuenta estos consejos para comprar tus propios zapatos. ¡Considéralo!

¡Genial! Te has suscrito con éxito.
¡Genial! Ahora, completa el checkout para tener acceso completo.
¡Bienvenido de nuevo! Has iniciado sesión con éxito.
Éxito! Su cuenta está totalmente activada, ahora tienes acceso a todo el contenido.